Home Reportajes Chicadecanela, handmade with love

Hay grandes diseñadores a los que sólo conocemos quienes nos movemos en el mundo del handmade. Algunos de ellos, sin embargo, han logrado traspasar límites y entrar a formar parte de ese mundo colectivo y global que es el de la MODA. Chicadecanela ha conseguido, en poco más de tres años, ser una firma con reconocimiento a nivel nacional y con un prometedor futuro más allá de nuestras fronteras.

Chicadecanela es hoy una firma sólida con una potente imagen de marca y una muy buena campaña de comunicación, que la han convertido en una de las representantes más importantes de complementos hechos a mano en España. Su trabajo es digno de admiración.


Glamour, Vogue, Elle, Yo Dona, Woman, Cosmopolitan, Mujer Hoy… son algunas de las revistas que se han hecho eco del trabajo de Chicadecanela. Sus diseños aparecen junto a grandes de la moda como Antonio Pernas, Maje, Rapsodia, D&G, TopShop, Naf Naf… y muchas mujeres fashionistas sueñan ya con lucir una Cécile en su cuello o con poder colgarse al hombro uno de sus maravillosos bolsos. Chicadecanela se codea con la crème de la créme y no es para menos, su trabajo es sumamente especial.


Chicadecanela es Lucía Dorado, una joven gallega de 31 años licenciada en Derecho en Santiago de Compostela. Cuando terminó su carrera se trasladó a Madrid para estudiar la diplomatura de Diseño de Moda en el IED. Una vez terminados sus estudios Lucía regresó a Lugo, su ciudad natal, y comenzó a trabajar para una firma local de confección en piel.


Fue en esta misma época cuando empezó a confeccionar complementos artesanales y se animó a venderlos en una conocida boutique lucense. La acogida de sus creaciones fue fantástica y eso la animó a plantearse un futuro más serio dentro del mundo del diseño de moda. Un día decidió liarse la manta a la cabeza, pedir un préstamo y establecerse por su cuenta. “No puede ser tan difícil, pensé…y hasta hoy”. Hay decisiones que marcan la vida de una persona y sin duda alguna para Lucía éste fue el inicio de un futuro brillante que hoy se abre ante sus ojos.

Al principio Lucía trabajaba en un pequeño taller que montó en una habitación de su casa, pero cuando decidió crear la empresa, en el año 2005, lo primero que hizo fue buscar un lugar para montar su propio taller. Hasta este mismo año ha ocupado un local en un “vivero de empresas”, “lo cual me ha sido de gran ayuda“. En unos meses se muda a su propio espacio, “¡estoy deseando estrenarlo! Ahora tengo todo mezclado: taller, showroom, despacho… todo en la misma habitación, pero en el nuevo local tendremos espacios diferenciados para cada cosa, incluso un rincón para tomar un café y relajarse, ¡así que espero recibir muchas visitas!”.

Lucía realiza para Chicadecanela una labor doble, no sólo es una joven diseñadora sino que se ha convertido en toda una mujer empresaria que maneja con soltura y decisión los hilos de su empresa. Como ella misma nos desvela “de todo el trabajo que hago, yo diría que sólo un 10% es diseñar, la mayor parte del tiempo estoy haciendo otro tipo de tareas“. Administración de la empresa, gestión de ventas, envíos de pedidos, organización y reposición de material, marketing, relaciones públicas… “de todo menos diseñar. Resulta que ahora antes que ser diseñadora soy empresaria. ¡Nunca lo habría imaginado!”.

Por esta razon, ahora tiene una persona a tiempo completo que la ayuda en el taller y que se ha convertido para ella en una figura imprescindible. “Hay mucha gente que me ayuda, cobrando o sin cobrar, ¡gracias a todos desde aquí!”.


En Chicadecanela se confeccionan toda clase de accesorios de moda: bolsos, estuches, cinturones, monederos, fundas y colgantes para móviles, broches, collares, colgantes para bolsos, pendientes, accesorios para el pelo… y hasta prendas de vestir y artículos de decoración.

Sus complementos van dirigidos a una mujer femenina y romántica, a la que le gustan los detalles que hacen las prendas diferentes y especiales. Puesto que se trata de cosas hechas a mano, siguiendo procesos artesanales, los objetos de Chicadecanela siempre son diferentes unos de otros, no hay dos iguales, cada objeto es único.

Una vez que Lucía decide cuál va a ser la inspiración para la colección (normalmente, aquello con lo que ella misma está obsesionada en cada momento: zakka, María Antonieta…) van saliendo los materiales, los colores, las formas y los objetos concretos. Por eso los materiales varían tanto en sus colecciones: del fieltro al cuero, de la seda a la arpillera… Siempre está probando técnicas nuevas: ganchillo, bordado, enfieltrado… en vez de quedarse con una y dominarla, como haría una artesana más tradicional.

Desde sus primeras colecciones Tea Party Creatures Club (primavera-verano2005), Petite Village Collection, School of Zakka, A Paris, Sweet Partie… hasta la última, Tropical Fruit Caribbean (primavera-verano 2008), Chicadecanela ha ido reuniendo un catálogo de productos muy variado y lleno de matices en el que tienen cabida técnicas y materiales de todo tipo.


Cada colección es como un universo en sí misma, tan distinta de las otras que pide sus propios materiales y técnicas. En la colección School of Zakka, por ejemplo, todo era lino, botones de cuerda y de nácar, puntillas de algodón en crudo… todo lo más natural y rústico posible. La colección Marie, en cambio, es más rica, más coqueta, con sedas, brillos de strass, perlas…

No es dificil darse cuenta de que Lucía es una persona perseverante y trabajadora que, como una hormiguita, ha ido poquito a poco avanzando, dando pasos pequeños pero seguros. Desde que decidió pedir un préstamo para abrir su empresa y montar su propio taller, no ha dejado de moverse, buscando siempre nuevas técnicas de trabajo, comprando materias primas en todos los lugares del mundo, abriéndose a otros mercados… Lucía se ha ganado a pulso el éxito que está cosechando.

Si Lucía tuviera que escoger, entre todos los diseños que ha creado, tres de ellos se quedaria con el colgante Birdie, “por su sencillez, por el éxito que ha tenido, y por ver un diseño mío producido industrialmente por primera vez y con éxito“; con el reloj de la colección Tea Party Creatures Club, “todavía lo miro ahora y digo: ¡guau!. Toda esa mini-colección me encanta“; y con los ositos de lana enfieltradaque hice como edición limitada para la colección School of Zakka. Se hicieron poquísimos porque los hacía cada uno yo misma y llevaban muchísimo tiempo. ¡Pero son preciosos! Me gustaría volver a producirlos“.

En septiembre de 2005 Lucía presenta la que hoy se ha convertido en su creación estrella, Cécile. “Cécile es mi niña, mi fetiche, una muñequita para niñas grandes, que podemos llevar colgada con la excusa de que es un collar a la moda, lo mismo que antes llevábamos nuestra muñeca preferida a todas partes”. No recuerda cómo se le ocurrió la idea: “una cabecita por aquí, un cuerpecillo por allá, ¡es como un saquito! Pues lo rellenamos de lavanda… los ojos móviles que tenía por allí de otro proyecto, los coloretes, y voilá!”.

Cécile está presente en todas las colecciones de Chicadecanela, a Lucía le encanta vestirla diferente, ver que más puede hacer con ella. Entre sus Cécile preferidas están la Cécile Original, la primera, con tejidos vintage y rellena de lavanda, y la última, la Cécile Caribbean Beauty, una de las más originales y oliendo maravillosamente a café. Pero no se olvida de la aromática Cécile Cappuccino, la Cécile Marie con el pelo rosa y azul, la deliciosa Cécile Sweet Party con pelo negro años 20…

“Me gusta hacerlas en ediciones limitadas, sólo para esa colección concreta”. Para confeccionalas utiliza todo tipo de materiales, desde algodones estampados hasta seda salvaje, lino, e incluso croché. También cambian las bolitas que hacen de pies, los lacitos que van al cuello y el adorno de la cabeza, pero por mucho que cambien los materiales el resultado es siempre reconocible, ¡es Cécile!


Chicadecanela vende en un montón de tiendas de España, se la puede encontrar en Asturias, Barcelona, Castellón, Córdoba, Gerona, La Coruña, Las Palmas, León, Lugo, Madrid, Murcia, Pontevedra, Sevilla y Tenerife. También en países del extranjero, como Bélgica, Portugal y Dubai.

Otro punto de venta más de sus productos es su tienda on-line. Siempre quiso tener una tienda, así que es como un sueño hecho realidad: exponer los productos con sus fotos y sus descripciones, recibir los pedidos, envolver los paquetes con mimo, leer los comentarios y las felicitaciones, atender las dudas, las peticiones… “¡me encanta! Algún día quiero tener una tienda “de ladrillo” .


Vender es lo más complicado y lo más importante.Si no hay ventas, por mucha ilusión que tengas, no puedes seguir“. Al principio es muy difícil darse a conocer, que las tiendas confíen en ti y te hagan pedidos. ¿Cómo hacer para que tu marca se conozca, como conseguir clientes y puntos de venta? Lucía empezó aprovechando el espacio más que asequible de la Plataforma de Jóvenes Diseñadores de la SIMM en Madrid, “así conseguí mis primeros contactos y puntos de venta“. Es una buena oportunidad porque el coste es muy asumible para una empresa pequeña y la exposición es bastante amplia.

Muchas veces son las propias tiendas las que de alguna manera te descubren y te llaman directamente, otras veces tendrás que ser tú la que se acerque a la tienda que te parece adecuada para tus productos. “¡Yo odio hacer esto! Por eso lo mejor es buscarse un representante o un showroom“.

Las chicas de Madrid que queráis ver de cerca sus creaciones podéis acercaros a La Comercial (c/ Almirante, 21) o a Tríffero (c/Martín de los Heros, 13, Local 3).

Chicadecanela está viviendo un momento importante. Lucía está centrada en encontrar nuevos puntos de venta vender también fuera de España. Ahora mismo están buscando nuevos mercados: este año ya han estado en Nueva York y en septiembre les espera otro viaje importante: Japón, un mercado que sin ninguna duda caerá rendido a sus pies.

Para Lucía el futuro pasa por seguir haciendo lo que le gusta y continuar creando cosas bonitas… “Por lo demás, prefiero no pensar muy a largo plazo, me gusta vivir día a día, ¡pueden pasar tantas cosas! Os iré contando…”

Lucía es una artista completa y versátil que ha sabido ir más allá de su creación estrella, la muñeca Cécile, y crear un todo un “universo Chicadecanela”, romántico, femenino y coqueto. Por eso su firma está destinada a perdurar y a hacerse un hueco entre las grandes firmas de moda y complementos.

Desde que conocí a Chicadecanela he ido coleccionando algunas de sus creaciones y espero que sea sólo el principio de una gran amistad. No faltan en mi colección dos muñecas Cécile, Cécile Cappuccino y Cécile Marie.

En la tienda Suela (c/Lagasca, 94) encontré este precioso llavero de gato. A través de su tienda on-line escogí este espectacular bolso que apareció en la revista Elle del mes de junio y esta preciosa blusa con toques románticos que sienta de maravilla.




Muchas gracias Lucía por ayudarme a realizar este reportaje con tus respuestas y toda la información que me has dado. Ha sido un placer conocer a una diseñadora tan grande y con tanta proyección de futuro. Estoy segura de que llegarás muy lejos y Con dos bolsas en cada mano estará aquí para ser testigo de tu éxito.

Leave a Reply