Kling, el triunfo del diseño alternativo

Anuncios patrocinados


Escrita por el 12 de enero de 2009. En Reportajes.

kling5.jpg

Kling es una firma española que nace hace cinco años para ser vendida exclusivamente en el Mercado de Fuencarral. Sus camisetas london -que una gran cadena de moda imitó- le sirvieron como despegue y en pocos años se ha convertido en una de las firmas de moda alternativa más importantes de nuestro país, que no solo vende en diferentes tiendas de España sino que tiene amplia presencia en el extranjero, con más de 400 puntos de venta distribuidos por todo el mundo. Presente en numerosas tiendas multimarca, en el último año ha comenzado a abrir tiendas propias en ciudades como Madrid, Granada, Donosti, Burgos o Valencia.


Hace cinco años que Kling aterrizó en el panorama de la moda nacional y desde entonces no ha dejado de evolucionar y consolidarse dentro de un mercado tan competitivo como es el casualwear joven. Aunque puede parecer que su éxito es fruto de un golpe de suerte, lo cierto es que la firma no fue creada de un día para otro. No surgió la marca y luego los diseños y las colecciones; fue al revés. “Teníamos una pequeña tienda en el Mercado de Fuencarral en Madrid y hacíamos ropa para vender allí“.

Al principio no les interesaba la marca y de hecho las prendas no tenían etiqueta ni nada que las identificara. Pero poco a poco se fueron dando cuenta de que toda la ropa que diseñaban tenía un mismo estilio, algo en común. La mayoría de las clientas preguntaba “¿de qué marca es?”, pues querían saber en qué se estaban gastando el dinero. Por eso, aunque comenzaron siendo muy reacios a ponerle nombre, a crear un marca, terminaron haciéndolo por un tema práctico, especialmente cuando empezaron a recibir pedidos de otras tiendas para vender su ropa. Fue así como apareció Kling.

Hasta el Mercado de Fuencarral comenzaron a llegar algunas caras conocidas del mundo del artisteo. Anne Igartiburu fue una de las primeras en enamorarse de los diseños de la firma, Eva Amaral también se pasaba con frecuencia por la tienda, así como la cantante Bebe. Hasta aquí llegó un día Natalie Portman y se llevó nada menos que 45 camisetas del mismo modelo, el london. Pero no sólo las famosas cayeron atrapadas en las redes de Kling, cada día eran más las clientas enamoradas de la firma, los foros de moda de internet se llenaban de comentarios sobre la marca y el nombre de Kling comenzó a estar en boca de todos. Se creó, incluso, cierto halo de misterio en torno a la marca, incluida la leyenda urbana de que era una firma inglesa que se vendía en los mercados de Londres. Cada vez más famosa, poco a poco comenzó a venderse en decenas de tiendas multimarca de toda España y no tardó en cruzar la frontera a Europa y Asia. Paralelamente al boom mediático y comercial, Kling fue creciendo como empresa y consolidando su trabajo, ampliando sus colecciones, generando más producto…


Kling es una marca juvenil y urbana que sigue las tendencias pero mantiene siempre la originalidad en sus diseños. La ropa de Kling se caracteriza por unos diseños muy originales, con cortes muy favorecedores; todo lo que confeccionan tiene un sello muy personal que convierte las prendas en únicas: babydoll, lazos, botones, mangas abullonadas, cuadritos vichy, estampados infantiles… Por sus precios muy asequibles son capaces de competir con marcas comerciales tipo Inditex pero sin perder la identidad personal que los ha caracterizado desde el comienzo y que les valió la fama.
A las camisetas london y tipo lechera pronto se sumaron los vestidos, que hoy se han convertido en el gran sello distitivo de la firma. El algodón y el punto son sus materiales estrella, a los que en la última temporada se ha sumado la lana. Pero Kling no deja de crecer y ampliar sus horizontes de manera que para este año 2009 planea sacar cinturones, bolsos, bufandas, sombreros, bailarinas, sandalias, abrigos, botas, complementos…


Desde el inicio en Kling siempre se han planteado las cosas “al revés”. Diseñaban una prenda y la analizaban: ¿cuánto pagaría una clienta por comprarla, teniendo en cuenta la relación diseño-calidad? Y si no la podían fabricar a ese precio, no la hacían. “Y esa sigue siendo nuestra filosofía a día de hoy”. Kling no vende tanto una marca, sino ropa fácilmente reconocible y muchas veces diferente del resto, con un concepción muy particular sobre qué es la moda.

Su filosofía de base es la continua reinvención de la firma. Kling se reinventa en cada colección, siempre tratando de sorprender al público, en constante innovación y búsqueda de nuevos caminos. La clave del éxito de la firma es no dejar de innovar. “Si no tienes nada nuevo para ofrecer, mejor no saques colección” asegura Papo Kling, creador de la firma.

“Como decía Chanel, el estilo se tiene o no se tiene”. La moda no puede más que ayudar, pero no lo puede crear. En un mundo tan global, donde al individuo cada vez le cuesta más encontrar cosas diferentes, la búsqueda de una identida propia pasa a ser un desafío donde cada uno debe buscar su propio estilo, su camino personal; debe seguir su propia estrella. Esta es la particular forma de entender la moda de Kling, que queda perfectamente resumida en su ya famoso slogan: Follow your own Star.
Kling saca a la venta 4 colecciones por año, una por estación. Además, dentro de cada colección hay tres momentos: avance, colección y refuerzo, de manera que es como si trabajaran con 12 colecciones por año. A su vez, cada colección tiene tres líneas diferentes: BASICS, que es la de los básicos, DAILY, que acoge las prendas más famosas de Kling, aquellas que tienen ese toque especial que las hace diferentes, y luego STYLE, una línea que han trabajado y desarrollado en estos últimos meses y que estrenarán para el próximo verano. Es algo más formal, elegante, más para noche pero con un estilo 100% Kling. “Estamos muy entusiasmados con la nueva línea” aseguran. En total, unas 300 prendas diferentes por colección, todo un abanico de posibilidades entre las que elegir y una auténtica delicia para sus, cada día más, incondicionales seguidoras.

Por el momento Kling cuenta con 10 tiendas propias en España (dos en Madrid, dos en Donosti, Granada, Oviedo, Valencia y Burgos). En breve inauguran una más en Valencia (Mercado de Fuencarral de Valencia) y otra en el País Vasco (C.C. Garbera). Su proyecto es abrir 5 más durante el 2009 y otras 6 en 2010. Barcelona, Zaragoza y Bilbao son lugares donde están estudiando aperturas durante el próximo año.
También venden en el extranjero, tanto en Europa como en Asia, en países como Francia, Italia, Inglaterra, Irlanda, Portugal, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Alemania, Grecia, y hasta Rusia, Rumanía y Chipre. En Japón se vuelven locos con la firma. Cada año van expendiéndose un poco más y no descartan el mercado americano, aunque a corto plazo no entra en sus planes.

Kling tiene además una página web en la que se puede comprar on-line. Hay muchas ciudades que no tienen Kling y de esta forma las seguidoras pueden acceder a la firma directamente desde sus casas. La venta por internet está siendo todo un éxito; llegan pedidos desde todos los puntos de España. Los gastos de envío son de 7 euros y hay posibilidad de devolución. Además, cada poco tiempo hacen ofertas, descuentos y promociones espaciales para premiar la fidelidad de las clientas virtuales. Algunas prendas, incluso, llegan antes en la web que a muchas de las tiendas multimarca que venden Kling en España.

Kling triunfa con unos precios muy competitivos que le permiten jugar el mismo campo que las grandes firmas comerciales. Son muchos los factores que posibilitan esta circunstancia, entre ellos el hecho de que trabajan con la talla única. Pero talla única para Kling no significa una talla 38 o un modelo ideal de delgadez, ni mucho menos. Se diseñan prendas de todas las tallas, pero cada modelo sólo tiene una única talla, que van desde la 34 a la 42. Lo interesante de este sistema de tallaje es que las prendas valen no sólo para una mujer con una 36 y otra con una 40 sino para un mujer sueca y otra japonesa, con sus enormes diferencias de complexión física.

Motivo de queja para algunas mujeres, gran acierto para otras, lo cierto es que es una manera de salirse de lo normal y hacer las prendas más versatiles controlando los costes, pues pueden utilizarse desde la 34 a la 42, amoldándose a las distintas formas y figuras de cada persona. “Lo que a una le sirve como vestido a otra le queda bien como camiseta con leggins” afirma Patricia Sabio, directora de ventas on-line de la firma.


La consagración definitiva de Kling ha llegado en los últimos años de manos de algunas celebrities nacionales que han confiado en la firma y la han lucido en numerosas ocasiones, como son Eva Perales de Factor X , Amaia Salamanca protagonista de la serie de éxito Sin tetas no hay paraíso, o Lluvia Rojo, famosa por Cuéntame. Pero entre todas ellas no hay duda de que merece el primer puesto la presentadora Patricia Conde, icono de moda por excelencia y una de sus más fieles clientas. Cada vez que la guapa presentadora aparece en su programa diario de a Sexta, Sé lo que hicisteis, con alguna prenda de Kling las ventas de la misma se multiplican gracias a un amplio grupo de incondicionales seguidoras que buscan sin descanso todas las prendas que luce.
Kling apuesta también por los artistas emergentes y entre sus planes se encuentra un interesantísmo proyecto que saldrá a la luz en breve relacionado precisamente con apoyar a aquellos talentos nacionales que empiezan sus carreras. La actriz Sabrina Praga, hoy conocida por la serie de televisión Mi gemela es hija única, fue imagen de la firma hace algunas temporadas y la cantante de Russian Red ha sido imagen de las dos últimas colecciones Sweet Emotions (otoño) y Le Coquette (invierno). A Lourdes le encanta la firma y tanto ella como su música son muy acordes con el espíritu de Kling.
Para este invierno Kling ha llegado con muchas novedades en su colección The Coquette. Por primera vez se ha presentado una línea de ropa de invierno: jerseis de punto, cárdigans, vestidos de lana, bufandas… así como una línea de vestidos más arreglados de cara a las fiestas navideñas. Pero siguen apostando por la manga corta y los tirantes todo el año. Kling se ha vestido para el invierno con mucha lana y tejido de paño, pero también han rescatado algunas prendas básicas que la gente demanda mucho y han vuelto a darles otra oportunidad.

Las colecciones de primavera y verano 2009 traen un montón de sorpresas: sandalias y bailarinas con preciosos estampados, bolsos de diferentes tamaños, maravillosos vestidos de fiesta satinados… Con la llegada del buen tiempo, Kling recupera los colores y combinaciones que le dieron sello de identidad en los comienzos: el azul, el verde, el fuxia, el crema… pero en prendas nuevas y diferentes, siempre dentro de la línea juvenil y casual de la firma.

El triunfo de Kling es más que merecido. Su secreto: ropa original y diferente, sin dejar de lado las tendencias, a muy buen precio. Es la historia del pequeño que se convirtió en grande a base de trabajo y esfuerzo. Kling no entiende de grandes diseñadores ni de pasarelas, los suyos son diseños personales y propios. Prendas sencillas, urbanas y combinables en las que se busca la comodidad y la versatilidad. Sus colecciones van fundamentalmente dirigidas a un público joven, al que le gusta sentirse diferente y que busca su propio estilo lejos de las grandes firmas comerciales. Gracias a esta línea de trabajo, Kling ha logrado hacerse un hueco muy importante en el saturado mercado de moda juvenil.

A la tienda original en el Mercado de Fuencarral (que, por cierto, finalmente no cierra sus puertas pues el dueño no llegó a un acuerdo con los comerciantes) se ha sumado hace varios meses otro local en el número 6 de la calle Ballesta, en pleno corazón de Triball. Con la calle recién reformada, en un barrio cada vez más concurrido, la tienda de Kling Downton es ideal para encontrar no sólo las prendas de la última colección sino un montón de restos de colecciones anteriores a muy buenos precios.

Kling ofrece algo diferente, que no escapa a la tendencia pero que es original y a precios asequibles. Desde hace muchas temporadas mi armario está lleno de predas Kling… ¿y el tuyo?


2 Comentarios a Kling, el triunfo del diseño alternativo

  1. Me voy a poner una tienda de ropa y vuestra firma la conozco y me encantaria poder tener ropa de vuestra firma en mi tienda asi que me gustaria saber si me dariais la opcion de poder vender vuestras prendas…ya q lo q yo quiero es tener ropa diferente y a un precio competitivo..muchas gracias y espero vuestra respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>