Jdön, complementos con mucha clase

Anuncios Publicitarios


Escrita por el 10 de marzo de 2009. En Reportajes.

LOGO.jpg

Conocí el trabajo de Jdön cuando preparaba el reportaje del showroom Mudarte (Cáceres), en julio del año pasado. Como ya me ha sucedido en ocasiones anteriores, poco o nada pude encontrar sobre ella en internet, sólo la información que me proporcionó Carol, la organizadora del showroom, y un par de fotos.

Cuando supe que Jdön participaba en Minimadelia pasó a formar parte de mi lista de visitas obligadas, me había bastado con ver un par de fotos de su trabajo para intuir que iba a ser uno de mis mejores descubrimientos. Y no me equivocaba. Eva Jardon llegó a Minimadelia cargada de piezas maravillosas y su paso por allí fue un completo éxito. Pocos meses después de esta experiencia abrió su blog y gracias a él hoy podemos seguirle la pista.

Eva Jardon es asturiana, nació en Oviedo pero lleva más de ocho años viviendo en Madrid. Licenciada en Económicas, ella siempre quiso estudiar moda, por eso cuando terminó no dudó en trasladarse a la capital para estudiar Diseño de Moda en la Universidad Politécnica, y también pasó una temporada en Alemania cursando una beca. Al terminar sus estudios trabajó en vestuario de teatro y en cine, así como en la multinacional Springfield.

Actualmente dedica toda su atención y esfuerzo a su firma, para la que diseña maravillosos complementos: camafeos, collares, brazaletes, pendientes… El denominador común de sus creaciones es que parecen rescatadas de un tiempo ya pasado, tienen un aire retro vintage muy atractivo que difícilmente pasa desapercibido. Sus piezas están confeccionadas con un gusto exquisito, mezclando la delicadeza y la elegancia. Además todos sus complementos están basados en sus propias ilustraciones.

De hecho, todo empezó con las ilustraciones. A Eva siempre le ha encantado dibujar, desde muy pequeña sintió fascinación por el arte del dibujo. Hace unos años tuvo que realizar unas prácticas como parte de su formación en Diseño de Moda, pero pronto se dio cuenta que en la empresa a la que la habían asignado no había mucho que ella pudiera hacer. Así, pasaba mucho tiempo sin hacer nada y se dedicaba a dibujar muñecas durante buena parte de la jornada.

Al terminar su periodo de prácticas Eva regaló estas muñecas a sus compañeros de empresa y todos quedaron fascinados. Al darse cuenta del éxito que tenían sus dibujos comenzó a barajar las posibilidades que se le abrían. “Con estas muñecas hay que hacer algo”, pensó, y para dar salida a tantos dibujos se animó a hacer complementos con ellos reciclando piezas antiguas que encontraba por ahí, en el Rastro, uno de sus lugares preferidos para perderse y rebuscar.

Todas sus ilustraciones están dibujadas y pintadas por ella misma a mano. Sus muñecas recuerdan ligeramente al manga, con esos enormes ojos brillantes que parecen a punto de echarse a llorar, pero tienen un estilo muy personal. Para dibujar se inspira en todo lo que ve a su alrededor, en looks que ve por la calle, en peinados que encuentra en las revistas, en gente famosa… En general, viste a sus muñecas con la ropa que a ella le gustaría diseñar en un futuro no muy lejano. Hace poco creó para Espacio Spora una serie de cuadros con el tema de la década de los 80, con personajes como Madonna, Diana Bass, la protagonista de Flash Dance… fueron todo un éxito.

Muchas de las piezas con las que trabaja son antiguas, y en eso reside gran parte de su encanto. A Eva siempre se le va la vista a lo antiguo, “tengo el ojo hecho a lo viejo” asegura, y no solo en piezas para sus complementos sino también en muebles (nos sorprendió a todos en la última Boca del Lobo recuperando una antigua bandeja de bebidas que transformó en su expositor). Constantemente está buscando cosas que pueda reciclar, como una maravillosa colección que sacó hace algunos meses en la que utilizó relojes antiguos como soporte para sus ilustraciones. Las piezas las encuentra en tiendas pequeñas, de barrio, que liquidan existencias, o en sus viajes por el mundo. Le encanta acumular tesoros a los que siempre termina dándoles uso componiéndolos de forma bonita. Gracias a un gusto exquisito para la composición de complementos, Eva consigue con cada pieza una auténtica joya.

Gran parte de sus creaciones son únicas, porque las piezas son irrepetibles, pero Eva quiere profesionalizar al máximo la firma, por eso también compra al por mayor piezas nuevas pero trabajadas para que parezcan antiguas, para que tengan ese aire vintage que ya es característico de Jdön. Gracias a ello consigue tener un catálogo de modelos básicos que puede repetir una y otra vez y servir a las tiendas según su demanda, “a las tiendas hay que ponérselo fácil”. Pretende convertirse en una firma de complementos sólida y seria. Por eso mantiene siempre su línea de básicos, como los collares de cuentas mate en rojo, negro y beige que triunfan allá donde van. Su idea para Jdön es darle continuidad, encontrar los modelos que funcionan y crear una colección definida, redonda y, en definitiva, profesional.

Eva acaba de presentar su nueva colección. Está compuesta por piezas más pequeñas y delicadas que en ocasiones anteriores. Con el tiempo la firma ha ido evolucionando, definiendo un estilo propio. Comenzó con cadenas de eslabones grandes, broches en tela… y poco a poco está encontrando un estilo más fino, más elegante, en el que prima la delicadeza del detalle. En esta nueva colección encontramos cadenitas, pendientes, brazaletes, camafeos… y una de sus más exquisitas novedades, peinetas.

Todos sus complementos están diseñados teniendo en cuenta la funcionalidad. Para Eva es fundamental que sean cómodos, prácticos, que no pesen o se enganchen. Por eso antes de sacarlo a la venta lo prueba todo, decidida a que todo quede perfecto. Su perfeccionismo se nota en todas y cada una de sus creaciones, que tienen acabados auténticamente profesionales, con la ventaja de que se trata de complementos artesanales que su creadora monta uno por uno, con toda la exclusividad que ello supone. Este es uno de los secretos del enorme triunfo de Jdön, complementos con clase y con todo el encanto del handmade.

Aunque pueda parecer lo contrario, Jdön existe desde hace poco más de un año. Su primera aparición fue en la Boca del Lobo de diciembre de 2007 y Biscuit (en Madrid) fue la tienda que confió en su trabajo. Volvió a participar en La Boca del Lobo un año después, en diciembre de 2008, y repitió el pasado febrero. Hoy ya es una de las clásicas de esta feria de jóvenes diseñadores y son muchos los que se acercan a La Boca para admirar su trabajo; Jdön cuenta ya con verdaderos fans. A Eva le encanta hacer ferias porque es la manera de conocer la reacción de la gente ante sus creaciones. “Comprobar que tu trabajo gusta te llena muchísimo”.

Muchos clientes sienten curiosidad por el nombre de la firma, y aunque a principio se planteó cambiarlo por la dificultad que entraña su pronunciación, se ha dado cuenta de que también despierta curiosidad y eso siempre es deseable. Jdön, viene de su apellido, alemanizado, en honor al tiempo que pasó estudiando allí, y se pronuncia “yoidon”.

Uno de sus últimos proyectos, que afronta con muchísima ilusión, es vender sus complementos en la tienda del museo Caixa Forum de Madrid. Inaugurado en 2008, este magnífico museo frente al Prado se ha convertido en uno de los más visitados de la capital y poder disponer de su tienda como escaparate de sus creaciones es una oportunidad única que abre Jdön a visitantes de todo el mundo.

Entre sus proyectos más inmediatos está desarrollar una página web a través de la que vender on-line sus complementos. Además, quiere ampliar la firma y dedicarse también a diseñar y confeccionar ropa. Las camisetas serigrafiadas con sus ilustraciones van a ser su primer proyecto pero se plantea ampliar la producción a todo tipo de prendas. Mantendrá su línea de complementos pero tiene muy claro hasta dónde quiere llegar aprovechando sus conocimientos de diseño, patronaje y confección. Conociendo el gusto y buen hacer de Eva no hay ninguna duda de que su colección de ropa será insuperable.

También va a animarse a trabajar en una línea de papelería. Ya ha comenzado con los marcapáginas (yo me llevé dos de la feria, preciosos) y quiere continuar con libretas, calendarios, cuadernos…

Pero su mayor sueño es abrir una tienda propia en la que poder vender sus complementos y los de algunos diseñadores que le gustan.

Puedes encontrar los complementos de Jdön en las siguientes tiendas:

En Madrid
SHE.  Cabo S.Vicente 2, local 3 posterior -Alcorcón Suelashoes.  C/Lagasca 94- Madrid Fushioko. Centro Comercial Príncipe Pío- Madrid Espacio Espora. c/Embajadores 35 – Madrid Kassen Zapata. c/ Barquillo 26 – Madrid Biscuit. C/ Divino Pastor 15 – Madrid En el resto de España
Côté Sud. St.Pere Apostol – Reus Las Parisinas. Cabrales 50 – Gijón Delunares. Plaza del Sol 7 – Oviedo NOAK. c/ Fueros de Soria 7 – Soria
.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>