miércoles, 1 de abril de 2009

La Revoltosa, el paraíso de las telas (by Garcy)

.25 de noviembre de 1897, el teatro Apolo de Madrid a rebosar y gran expectación entre el público asistente para ver a la soprano Isabel Brú y al tenor Emilio Mesejo en los papeles protagonistas de La Revoltosa. Este sainete lírico con libreto de Jose López Silva y Carlos Fernández Shaw y música de Ruperto Chapí se iba a convertir a partir de aquella noche en una de las zarzuelas más populares de nuestro género chico. El ambiente profundamente castizo de un patio de vecinos es el marco donde Mari Pepa, la protagonista, una guapa, coqueta e insolente chulapa madrileña, tiene revueltos a todos los hombres de la vecindad y enfadadas a todas las mujeres. Tras muchos malentendidos y trifulcas acaba triunfando el amor y Mari Pepa termina en brazos de su prometido Felipe.

La Revoltosa es también el nombre de una de las tiendas de telas más castizas de Madrid, una de esas de barrio de toda la vida a la que las mujeres del Madrid de mediados de siglo iban a comprar los trapitos para hacerse sus vestidos. Durante buena parte del siglo XX La Revoltosa ha surtido de telas a miles de madrileñas y en los últimos años era ya todo un referente entre diseñadores y artesanos de la capital que corrían hasta aquí para encontrar materiales para sus creaciones.
Juan Sampelayo (1910-1990), el último cronista oficial de la Villa de Madrid y una de las plumas más finas, satíricas y enamoradas de la capital, uno de los grandes del periodismo español de la primera mitad del siglo pasado, dedicaba hace ya muchos años a La Revoltosa y su enorme variedad de telas unas bellísimas palabras en un conocido periódico; su crónica, en un castellano que hoy ya se nos hace extraño, no tiene desperdicio.
Para las damas

"En pleno corazón castizo madrileño, en pleno ramoniano Rastro -Plaza General Vara del Rey-, allí por donde ella, a Mari Pepa
La Revoltosa me refiero, está ya hace un "porción" de años esta tiendecita estrecha como un tranvía de aquellos de cinco céntimos de Sol a la Fuencilla [...]. A buen seguro que si "La Revoltosa" fuera del 1897, que Mari Pepa y Soledad y Gorgonia, la una novia de Atenedoro y la otra mujer de Candido, hubieran ido más de una mañana dejando a sus hombres metidos en una partida de mús y unas copas a ver los retales y las gangas que allí hay. Dicen que allí hay de todo como en botica, pues bien lo mismito se encuentra una con una seda natural "made in Italia", que un "chantung", que una lanilla para un traje de sastre, que un percel por si hay gusto de hacerse un traje de éste y bajar si se encuentra a una verbena. De todo en perchas y en montones que ellas las Mari-Pepas y las Encarnas, las Soledades y echen ustedes nombres del santoral femenino, del 78 bajan con igual devoción que a una verbena de la Paloma, que también queda cerca, a buscar un corte aparente. Algo que viene de los mejores modistos de esta Corte y de otras, de París o de Milán. Allí están dándose las unas a las otras consejos, "En aquel montón había un verde muy bonito", "Mira allí chica que había como para una falda". Y esto en muy pocos metros cuadrados los de la tiendecita que eso si los domingos y las fiestas de guardar cuando el Rastro se pone de gala si es que los politizantes no lo estropean saca a la calle sedas, lanas, crespones, y para que bajo las caricias del buen padre Febo -que se entiende que es el Sol- ellas busquen la ganga con más afán que don Colón -Cristóbal- buscaba en 1492 las Américas, en tanto sus acompañantes toman el sol, fuman un cigarro y ven el mujerío. Tres cosas que no están mal, vamos digo yo" -Juan SAMPELAYO


Desde hace unos meses La Revoltosa ha vuelto a cobrar vida de manos del joven diseñador madrileño Garcy, de la firma Con2Tijeras. Tras más de medio siglo de trabajo, Jose Luis, su antiguo dueño, había decidido echar el cierre. La Revoltosa era uno de los mayores proveedores textiles de Con2Tijeras, y tras muchos años y muchas compras había entablado una relación de confianza con el dueño. "Nosotros éramos de los pocos que bajábamos al almacén, hasta que no le hacías un par de pedidos contundentes no podías bajar". Una de esas veces que bajó al almacén Jose Luis le advirtió que podía ser la última.


Garcy no lo pensó demasiado y decidió quedarse con el almacén y con todas las telas. Actualmente la tienda permanece ya cerrada y él ha alquilado el almacén y ha comprado todas las telas que había dentro. Desde que se enteró del posible cierre su cabeza no dejaba de darle vueltas a la posibilidad de continuar él con el negocio y lo cierto es que todo cuadraba e iba encajando como en un puzzle, ante lo que parecía una locura el joven diseñador siguió su corazón y la intuición, "La Revoltosa me estaba diciendo que sí".


Garcy pone las telas a disposición de todo el que quiera venir a echar un ojo al almacén del sótano, sólo es necesario pedir cita, pues el almacén no tiene horario de tienda. "Aquí hay todo lo que uno se pueda imaginar...". Hay lo que uno quiera, cualquier cosa, cualquier tejido, si quieres una seda, si quieres un lino, un forro, un raso, un piqué, un calado... todo. Hay pana, hay tela de abrigo, hay loneta, hay polipiel... Es cierto que hay telas de las que hay más que de otras, pero haber hay de todo. Aquí hay que venir a encontrar, no a buscar. "Aquí venirte a buscar mal. Tú aquí ven, empieza a ver y empieza a encontrar, porque tela que te cuadre vas a encontrar. Ahora como vengas buscando algo...".


En este momento Garcy está ordenando las telas, aunque estima que el proceso puede durar varios años. En el almacén hay más de 80.000 metros de tejido y en un cálculo aproximado ha contabilizado unos 10.000 rollos de tela. Actualmente se puede ir con cita previa a comprar telas, a buscar y rebuscar. Pero además, con el tiempo, se podrán mirar las telas a través de internet que estarán clasificadas por tejidos: puntos, lanas, telas de verano, algodones finos... para facilitar el proceso de búsqueda.

En cuanto a precios también hay de todo, hay muchas que se venden a precio de ganga, desde 1€ el metro de ancho sencillo (70-90 cm) 2€ el doble de ancho, hasta algunas que se venderán a precio de oro, ya que es lo que son, piezas de hace 30 años conservadas en perfecto estado con una forma de fabricación que ahora no se encuentra en ningún proveedor; con las auténticas rallas que han estado tanto de moda, patas de gallo, panas, linos, lanas, algodones, cenfas... También hay muchos retales, ideales para los que hacen complementos. "Para saber lo que hay tienes que venir a verlo en persona, a mi me resulta imposible describirlo".

Este paraíso de telas que es la Revoltosa está ubicado en pleno Rastro, en uno de los barrios más castizos de la ciudad que aún conserva gran parte de su encanto, tiendas de ultramarinos, mercerías, ferreterías, antigüedades, ropa secándose al sol en los balcones, vecinos que charlan en la puerta de sus casas, como antaño, todo este pedazo de historia madrileña se conserva casi intacta en esta barrio y en la plaza Vara del Rey. Estoy segura de que su antiguo dueño puede descansar tranquilo pues ha encontrado a un más que digno sucesor, apasionado de su trabajo y enamorado de las telas, fiel guardián de esta fortaleza casi centenaria.

ACTUALIZACIÓN FEBRERO 2012:  La Revoltosa acaba de abrir un espacio de venta directa al público en la calle López de Silva nº3, muy cerca del Metro La Latina y de la antigua tienda. Mercería, taller de arreglos, venta de telas, outlet, objetos curiosos... un rincón para perderse una y otra vez!

Además, puedes informarte de todas sus novedades en www.tejidoslarevoltosa.com




39 comentarios:

  1. A mi me encantaría pedir una cita. Pero además de estar muy lejos, no se si estoy preparada...Estaria con taquicardia todoooo el tiempo... no hay cosa que me guste más que las telas.

    ResponderEliminar
  2. Madre mia....Tiene q haber autenticas maravillas!!
    A ver si un día tengo un huequecin y voy!! Me encantaría!!

    Lauris
    _____________________________________
    http://viajealatardecer.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Caray!!!vaya descubrimiento!!!la próxima vez que me pase por madrid pido cita sin falta!!!un besito!!!

    ResponderEliminar
  4. ah!!!!!!!!!!!!!!!! yo me volveria loca alli!!!

    ResponderEliminar
  5. el sueño de mi vida ...perderme en un almacén asi ...voy a pensarme lo de coger el ave para hacer una visita ...

    ResponderEliminar
  6. si voy a Madrid cita segura!

    ResponderEliminar
  7. Madre mía, que envidia.
    Ojalá por mi tierra existiera una tienda con esas características.
    La verdad que en estos tiempos que corren de crisis las poquitas tiendas que tenemos aquí en Jaén las ves casi siempre llenas, lo mismo que las mercerias.
    Pues mira, hablando de mercerias. Ya que es un complemento a la costura, porqué no nos haces un pequeño reportaje y nos orientas sobre establecimientos de este tipo en Madrid. Sería muy interesante.

    Un abrazo
    NANA

    ResponderEliminar
  8. madre mia ,debe haber autenticas maravillas por ahí perdidas.además ese poderio y señorío de años ,le da mucha magia ..perfecto para encontrar autenticos tesoros textiles
    monica

    ResponderEliminar
  9. Qué pasada, cundo me lo contabas no podía imaginarlo...esto es para pasar como poco una tarde "encontrando".
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  10. Madre mía, tiene que ser una locura!!!que gozada.
    Por cierto, me voy a Barcelona esta semana Santa y estaba mirando en tu página alguna artículo de shopping en Barcelona, pero no lo he encontrado, has escrito alguno? Es que como me gustan tanto las cositas que siempre nos cuentas, me lo quería llevar.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Tendre que pasarme por alli en alguna de mis visitas!

    Zepequña.

    ResponderEliminar
  12. Si te digo la verdad, con lágrimas en los ojos he terminado de leer tu post...
    Una historia preciosa la de esta tienda y un gran futuro, seguro.
    Me encantaría pasar un ratito allí.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. pero bueno amore,que sorpresa encontrarte por el ciberespacio. Ya sabía yo que ibas a triunfar. Cuando vaya por los madriles nos tomamos un cafecito en TU REVOLTOSA.Un beso muy fuerte!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué paraíso! Qué apetecible poder perderse entre todas las telas y qué bueno que alguien nuevo pueda conservar un tesoro semejante. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  15. Ya estoy deseando ir a ver esa maravilla!! pero me temo!! que enseguida me engancho ;)
    Me ha encantado la historia, la mezcla de zarzuela, el Madrid castizo, el artículo de la época y la recuperación de todo ello por Garci :)

    ResponderEliminar
  16. Es en estos casos en los que me gustaría saber coser!! Desde luego ese almacen tiene un pintazo!!
    Almu

    ResponderEliminar
  17. El destino. No se me ocurre otra razón de mas calado para que hoy en dia La Revoltosa siga viva.
    Enhorabuena a Garcy por su apuesta en este proyecto. Me parece que triunfará.
    Enhorabuena a ti por acercarnos su historia, es como si hubiera estado alli viendo esas telas.

    Un beso enorme
    Bea

    ResponderEliminar
  18. Que bonita toda la historia! Enhorabuena a Garcy... voy a pedir cita para encontrar maravillas.

    ResponderEliminar
  19. Madre mía, con lo que nos gusta a mí y a mis hermanas (somos cuatro) ir a ver telas... Creo que la próxima vez que estemos las cuatro juntas en Madrid pido una cita FIJO, porque las cuatro cosemos y nos encantaría ir a ver tanta tela. Por las fotos ya veo que hay mucho entre lo que elegir... ¡caray!

    ResponderEliminar
  20. Yo estuve allí, cuando la tienda era de Jose Luis. Compré muchísimas telas, también del almacén, fuí uno de los privilegiados.
    Soñaba con ellas.Toda mi ropa está hecha con estás preciosas telas. Y guardo un montón en casa.
    En la primera entrada de mi blog hablo de esta maravillosa tienda de telas vintage.
    Cuando se cerró, me quedé bastante triste.Pero me alegra saber que vuelte abrir sus puertas y que las telas vuelven a ver la luz, como cuando desentierran alguna joya antigua, de otros tiempos perdidos.
    Felicidades por el artículo.

    ResponderEliminar
  21. Pero que locura de lugar, me encantaría poder ir, que cosas más chulas y vaya telas.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  22. Sería una cita de un par de dias no????
    Qué locura!!
    No hay nada como bucear en busca de tesoros!!!!
    Un beso!
    Eva

    ResponderEliminar
  23. hola! cuando puedas pasate por mi blog que te he dejado un premio :D



    http://itssocoolblog.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  24. uffff ya me estoy relamiendo! En cuanto tenga un hueco voy!!!

    ResponderEliminar
  25. uuuuuffffff.....que mundo increible.....no se puedo perder la oportunidad de visitar tal lugar..eso si que es la locura!!!!!
    gracias....

    ResponderEliminar
  26. madre míaaaaaaaaaaaaa...me has puesto los dientes largos y creo que hasta babeo ejejej...pedazo de tiendaaaaaaaaaa!!! que envidia (sana) a las que estais cerquita..gracias beatriz por tu información, si me acerco a madrid no dudes que semejante maravilla estará en mi itinerario...un besito

    ResponderEliminar
  27. Dioooooooosssssss y yo tanto tiempo acercandome por los madriles y sin saber que exite este PARAISOOOOOOO si voy cita obligada! eso si con una caja de valerianas en mano por que a mi me puede dar algoooooo :) Bscosss y gracias por el reportaje :)

    ResponderEliminar
  28. gguuuuuuuuuuuaaaaa..Algo me habia contado,,,pero nunca me imagine estooooo
    Un besote reinaa!

    ResponderEliminar
  29. diosssssssss... yo si bajo ahí me van a buscar del samur, estoy ahora taquicárdica solo de verlo en foto! es para perderse

    ResponderEliminar
  30. Una pasada de tienda!!!!Me encanta este tipo de lugar donde tiene que mirar y remirar para ver lo que hay y cuando por fin encontras algo que te gusta es una marivalla!

    ResponderEliminar
  31. Que bonitas estas tiendas que además de tener cosas preciosas tienen ya una historia que nos habla por si sola.

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. IMPRESIONANTE!!!Todo un Imperio Vintage..Gracias Bea por que parece que he estado allí entre esas telas, el olor, el barrio etc...Me ha encantado y Garcy creo ha hecho un apuesta segura.

    :)

    ResponderEliminar
  33. me lo apunto para cuando vaya a Madrid, es una tienda para perderse en ella =)

    ResponderEliminar
  34. Cuando leí por primera vez el repor no fui capaz de comentarlo... la sonrisa no se fue de la cara hasta el final del reportaje... entonces un escalofrío me recorrió todo el cuerpo, con una mezcla de felicidad y emoción que casi me hacen ponerme a llorar...
    En esta segunda lectura si que he terminado llorando como un tonto... lleno de felicidad, esperanza, alegría...
    Tengo pendiente aun los cuadros que te prometí, espero q estén prontito. No me enrollo mas que soy mu pesao.

    Muchos besos Bea... muchos besos y muchas gracias de nuevo ;o)

    ResponderEliminar
  35. Suena genial. Cuando tenga que ir a Madris lo primero que hare, será pedir cita, es algo que no quiero perderme.

    ResponderEliminar
  36. Que maravilla de sitio, se lo dire a mi madre que siempre anda trasteando con telas!!

    ResponderEliminar
  37. Muchísimas gracias por el dato!
    Sólo había logrado entrar una vez y cuando quise volver me la encontré cerradísima y sin señales de volver a abrir...
    Gran noticia!

    Carola

    ResponderEliminar
  38. He estado muchas veces en la Revoltosa y cada vez que voy encuentro algún tesoro.
    Gracias Bea, el artículo es precioso.
    Besos

    ResponderEliminar