Las chicas buenas de Grossomodo

Anuncios patrocinados


Escrita por el 19 de abril de 2010. En Reportajes.

Collage+de+Picnik.jpg

Fue una de las alumas de la primera promoción de El Estudio de La casita de Wendy. De su paso por este curso nace Grossomodo, la firma de ropa que ahora intenta sacar adelante con mucha ilusión y esfuerzo. Su primera colección, Good Girls!, ha sido todo un acierto y ya cuenta con varios puntos de venta en España así como con la grandísima acogida entre los lectores de su blog.



Merche Grosso nació en Venezuela hace 37 años. Es arquitecto y al graduarse  trabajó como diseñadora de escenografía para ballets y ópera. En el 2002 viajó a Barcelona a cursar  un postgrado de “Arquitectura y Artesanía” en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Ahí aprendió algo de  serigrafía, estampación en seda y hasta  el proceso de diseño de baldosas cerámicas. Después de año y medio  en Barcelona se trasladó a Madrid. Trabajó  en estudios de arquitectura durante cinco años y de  vez en cuando diseñaba alguna prenda de ropa o algún bolso y la producía ella misma.

En el año 2008 comenzó un  blog para registrar sus “actividades creativas” con la secreta esperanza de poder dejar su trabajo formal y algún día poder producir realmente las cosas que diseñaba. La  coyuntura de la crisis inmobiliaria y el apoyo del manager (su chico, que también es arquitecto) la animaron a tomar la decisión de crear Grossomodo, como un espacio para diseñar y producir ropa y complementos textiles.


Merche diseña ropa femenina aunque también tiene un montón de bocetos de complementos que no han visto la luz por falta de tiempo para producirlos. Trabaja con el sistema de temporadas, es decir, hacen dos colecciones al año para tiendas multimarca. De momento puedes encontrar su colección en Isadora (Sevilla) y  en Horus (León). Además, tiene la intención de crear una pequeña línea de prontomoda -prendas en stock- para poder vender permanentemente,  una línea diferente a la de temporada, que vendría a complementar la producción.

Good girls! es la primera colección de Grossomodo y refleja su curiosidad por  el patronaje de los años 50 y 60 que surgió  de una  afición por las fotos antiguas de la  familia. Hay un  punto de nostalgia pero principalmente de rebeldía hacia la rigidez del mundo de la arquitectura… por eso el rosa tan redundante, los encajes, las puntillas, los volantes… cosas que en el lenguaje de la arquitectura son consideradas practicamente delitos. Como es la primera colección también han salido a relucir unos cuantos fetiches que se pueden ver en los estilismos del catálogo: las teteras, las tartas, las gotas  y ese mundo super cursi (y añorado) que se supone que sólo pertenece a las chicas buenas.  
.
Además de su propia colección Merche ha hecho una pequeña colaboración en la colección de invierno del 2010 de La casita de Wendy.  Se trata de dos diseños para jerseys basados en pájaros y una ilustración  de animales en blanco y negro para punto de camiseta. “Fue una  muy buena experiencia; siempre es gratificante ver materializado lo que al principio solo está en papel. Me encantaría encontrarme por la calle a alguien con alguno de esos diseños que hice” nos cuenta. Podremos verlos en las tiendas el próximo invierno.
Entre sus proyectos de futuro, lo más inmediato es producir los encargos que han tenido y por supuesto seguir ampliando en el mercado de tiendas con su marca. Simultaneamente están ya diseñando la colección del verano 2011 además  de complementos y el stock de prontomoda. Las ferias son uno de sus objetivos para ampliar mercado, pero quieren hacer las cosas bien y con calma así que van a esperar al menos un año para lanzarse. Tienen en mente además hacer colaboraciones con otros diseñadores o ilustradores. “¡Queremos días de 40 horas para poder hacer todo esto!” exclama Merche.


La primera colección de Grossomodo llama la atención por su aire dulce, tierno y coqueto, el color rosa y otros tonos pastel, los materiales cálidos y suaves… todo en su colección invita a soñar y a sentirse bien con una misma. Las prendas estrella de punto de lana, que confeccionan en un pequeño taller de tejido y punto  en España, así como el crespón inglés, el piqué o el corduroy,  componen la cuidadísima selección de materiales, perfectos acabados, patronaje sencillo pero muy atractivo y favorecedor que hacen de esta primera colección un trabajo redondo y digno de admiración.

En tiempos de crisis, con la moda española replanteándose su sistema de funcionamiento, y grandes diseñadores consagrados cerrando tiendas y talleres… la existencia de jóvenes creadores que saben conectar con el público es todo un soplo de aire fresco muy de agradecer.


Yo ya soy fan absoluta de Grossomodo y algunas de las maravillosas piezas de su colección, entre ellas esta espectacular capa, estarán muy pronto en mi armario!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>